Category Archives: Nanotechnology

Nueva edición del Health TECH World Cancer Day

Josep Samitier durante su intervención en el HWCD

El viernes, la Plataforma Española de Nanotecnología gestionada por el IBEC, NanoMed Spain, coorganizó la sexta edición del Health TECH World Cancer Day, una iniciativa mundial organizada como parte del Día Mundial del Cáncer.

Es el cuarto año consecutivo que la plataforma acoge la conferencia, que se celebró en la sede de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) en Barcelona y fue inaugurada por Laureano Molins, presidente de AECC Cataluña y Josep Samitier de IBEC/NanoMed Spain, quien también hizo una presentación sobre la plataforma.

Las últimas innovaciones en nanomedicina para el cáncer fueron presentadas y discutidas frente a una audiencia de más de 50 investigadores, clínicos, estudiantes y profesionales de la industria.

Ponentes del HWCD durante el turno de preguntas y debate final de la jornada (de izquierda a derecha: Vanesa Abón, Óscar MArtínez, Gabriel Capellá, Josep Samitier, Ramón Mangues, Francesc Mitjans y Núria Montserrat)

Otros de los ponentes fueron Vanesa Abón de Fundación Científica AECC; Ramón Mangues, socio fundador de Nanoligent /Investigador Principal IIB-Sant Pau; Núria Montserrat, investigadora principal del IBEC; Francesc Mitjans, responsable de la Unidad de Biomedicina de LEITAT; Óscar Martínez, Investigador principal del IDIBELL y Gabriel Capellá director de IDIBELL/ICO. Ellos presentaron nuevos avances en el campo y sus implicaciones en términos de nuevas oportunidades en diagnósticos y terapias contra el cáncer.

Austria, Francia, Alemania, Irlanda, Israel, Italia, Polonia, Portugal, España y Turquía también celebraron eventos simultáneamente en el Nano World Cancer Day, cada uno de ellos con la asistencia de expertos en nanomedicina de cada país y de diferentes procedencias, incluidos investigadores, médicos y oncólogos y empresarios.

El Nano World Cancer Day se celebró por primera vez en 2013 y esta organizado a nivel europeo por la European Technology Platform for Nanomedicine (ETPN) en el marco del proyecto europeo NOBEL (continuación del proyecto ENATRANS) y localmente por los diferentes miembros de la ETPN en cada país.

Logran nanoestructuras para proteger los implantes de las infecciones

Estos recubrimientos combinan nanocolumnas de titanio, que reducen el número de bacterias adheridas a la superficie, con teluro, que le dota de propiedades bactericidas.

Debido a la creciente resistencia de las bacterias a los antibióticos, la infección en los implantes es un problema de especial relevancia en medicina. La nanotecnología ofrece soluciones para paliarlo, como se prueba en un reciente trabajo con participación de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), donde se demuestra la sinergia entre nanocolumnas de titanio y nanopartículas de teluro para lograr recubrimientos con excelentes propiedades antibacterianas. Los resultados, publicados en la revista Nanomedicine: Nanotechnology, Biology and Medicine, podrían aplicarse para mejorar la duración de los implantes óseos. 

Una cepa de la bacteria Staphylococcus aureus tomada de un cultivo resistente a la vancomicina intermedia (VISA). / CDC/ Matthew J. Arduino, DRPH; Janice Carr (WIKIMEDIA)

“Los recubrimientos consisten en un soporte de nanocolumnas de titanio, a modo de tapiz, al que se le añaden unas nanopartículas de teluro. El soporte nanoestructurado de titanio consigue disminuir el número de bacterias adheridas a la superficie, mientras que el teluro le dota además de propiedades bactericidas, tanto para bacterias Gram positivas (como Staphylococcus aureus) como para Gram negativas (como Escherichia coli)”, explica el líder del estudio,José Miguel Garcia-Martin, investigador del Instituto de Micro y Nanotecnología (IMN) del CSIC. García-Martín realizó una estancia como becario Fulbright en el Laboratorio de Nanomedicina que dirige Thomas Webster en Northeastern University (Boston, EE.UU.).

“Los soportes con nanocolumnas de titanio se han fabricado en España, no solo en el IMN sino también en la empresa Nano4Energy, para demostrar la viabilidad industrial del método, y las nanoparticulas de teluro se han preparado en Estados Unidos, donde además se llevaron a cabo los ensayos in vitro“, explica el investigador.

El grupo de Yves Huttel en el Instituto de Ciencia de Materiales de Madrid, del CSIC, contribuyó con técnicas de caracterización superficial. La financiación inicial corrió a cargo de la fundación Domingo Martínez, mientras que el grueso de la misma provino de un Proyecto Coordinado del Plan Nacional de I+D.


Noticia publicada por Madrid+D: Logran nanoestructuras para proteger los implantes de las infecciones

Fuente: CSIC Consejo Superior de Investigaciones Científicas

Artículo de referencia: David MedinaCruz et al. 2019. Synergic antibacterial coatings combining titanium nanocolumns and tellurium nanorodsNanomedicine: Nanotechnology, Biology and Medicine. DOI: 10.1016/j.nano.2018.12.009


Nanomedicina contra la inflamación crónica

El proyecto New Deal ha lanzado un vídeo divulgativo sobre su estrategia de nanomedicina para tratar mejor la enfermedad de Crohn y otras enfermedades intestinales causadas por la inflamación crónica.

Más de dos millones de personas en Europa viven con una Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII). Además, el número de pacientes está aumentando y se ha convertido en una de las enfermedades inmunitarias más comunes en los adultos jóvenes. Entre las EII, la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa son las más comunes. Los tratamientos actuales incluyen medicamentos y terapia biológica. Pero, su eficacia es baja y ambos tienen efectos secundarios.

Como se explica en el vídeo, el uso de la nanoterapia basada en ARNsi, dirigida específicamente a las moléculas moleculares JAK1 / JAK3, es un nuevo enfoque para tratar las enfermedades inflamatorias del intestino. Este medicamento innovador administrará una terapia local y dirigida directamente al intestino inflamado, a través del tracto gastrointestinal.

El proyecto NEW DEAL H2020 (https://newdeal-project.eu/) tiene como objetivo desarrollar una terapia altamente selectiva y local con un mejor perfil de eficacia y seguridad para los pacientes con EII. Este tratamiento podría ser una alternativa a las terapias existentes. Este proyecto cuenta con la participación del Institut d’Investigacions Biomèdiques August Pi i Sunyer (IDIBAPS), un centro de investigación público dedicado a la investigación traslacional en el campo de la biomedicina, cuya misión es integrar la investigación básica de vanguardia y la investigación clínica de calidad.


Noticia publicada por Nanomedicine European Technology Platform: New nanotherapy research for inflammatory bowel diseases by the New Deal Project

Fuente: New Deal Project: New nanotherapy research for inflammatory bowel diseases

Investigadores españoles crean nanopartículas que penetran el tumor cerebral más letal para transportar fármacos en su interior

Grupo de Marcos García Fuentes (Fuente: CiMUS).

La técnica, desarrollada por un equipo dirigido por el investigador del CiMUS Marcos García Fuentes en colaboración con el Instituto de Salud Carlos III y la Universidad de Nottingham, está dirigida a mejorar la situación de los enfermos con glioblastoma multiforme (GBM), el tumor cerebral más común y letal y cuya tasa de supervivencia a los cinco años es menor del 5%. Los resultados de esta terapia ensayada con éxito en tumores humanos implantados en ratones se han publicado en la revista ‘Advanced Therapeutics’.

El tratamiento actual para el tumor cerebral más común y letal, el glioblastoma multiforme (GBM), se basa fundamentalmente en la cirugía de extirpación, y logra una supervivencia media de poco más de 14 meses –la supervivencia a los cinco años es menor del 5%–. Sin embargo, esta situación podría mejorar gracias a un nuevo tratamiento desarrollado por un equipo dirigido por el investigador Marcos García Fuentes, investigador del Centro de Investigación en Medicina Molecular y Enfermedades Crónicas (CiMUS) de la Universidad de Santiago, quien ha recibido el apoyo de una Ayuda a Equipos de Investigación en Biomedicina de la Fundación BBVA. El equipo del doctor García Fuentes, en colaboración con el Instituto de Salud Carlos III y la Universidad de Nottingham, ha logrado desarrollar nanopartículas capaces de penetrar los tumores cerebrales y transportar fármacos genéticos al interior de las células cancerígenas. La técnica se ha ensayado con éxito en ratones en un experimento cuyos resultados se han publicado en la revista Advanced Therapeutics.

La utilización de medicamentos capaces de silenciar genes causantes de tumores tiene un enorme potencial para el desarrollo de terapias específicas, personalizadas y efectivas en el tratamiento del cáncer. Sin embargo, estos medicamentos genéticos todavía no tienen una aplicación amplia debido a sus grandes problemas de estabilidad y transporte en el cuerpo. Este complejo camino al interior celular es debido a que los medicamentos genéticos son internalizados a través de vesículas digestivas que degradan su contenido.

Ahora, el equipo dirigido por el doctor García Fuentes ha ensayado el uso de nuevos nanomateriales, denominados polifosfacenos, como vehículos capaces de mejorar el transporte de los medicamentos genéticos contra el cáncer. El estudio de estos materiales ha permitido identificar un derivado que no sólo reduce significativamente la toxicidad de los tratamientos, sino que mejora su transporte al interior de las células y su penetración en tumores. «El secreto de este material –explica García Fuentes- es una estructura que se vuelve ‘insoluble’ en el ambiente ácido de las vesículas digestivas, induciendo su desestabilización y permitiendo al medicamento genético escapar al interior celular».

Proyecciones totales de dos tumores utilizando la técnica que se llama ‘light sheet microscopy’, en las que se puso los vehículos cargados con una secuencia genética que codifica una proteína fluorescente verde en contacto con tumores 3D (marcados en azul).

A través de una colaboración con investigadores del Instituto de Salud Carlos III, las nanopartículas terapéuticas fueron cargadas con una secuencia capaz de suprimir células iniciadoras del glioblastoma multiforme. El estudio, realizado en tumores humanos implantados en ratones, ha mostrado que la aplicación del medicamento genético, en combinación con la quimioterapia de primera línea (temozolamida), produce una reducción tumoral mayor que un tratamiento basado únicamente en el fármaco quimioterápico.

«La Ayuda de la Fundación BBVA ha sido muy importante para nosotros, ya que somos un laboratorio pequeño y sin esa financiación no lo hubiésemos podido llevar a cabo. Nos ha permitido seguir una línea de investigación en la frontera del conocimiento y aplicar esta terapia génica, además de darnos más visibilidad tratándose de una ayuda muy competitiva y destinada a investigación de excelencia», señala el investigador.

Implantación directa en el cerebro

El objetivo de este nuevo tratamiento es que se realice como complemento a la cirugía de extirpación y al mismo tiempo que la quimioterapia para conseguir que las células tumorales no se reproduzcan. «La idea es implantarla directamente en el cerebro, por ejemplo, aprovechando la extirpación, porque la vía intravenosa es muy complicada y tiene menos probabilidades de éxito. Las pruebas con ratones han dado resultados muy buenos consiguiendo que los ratones a los que solo se les daba quimioterapia acababan con tumores el doble de grande que los que se trataban con quimioterapia y nanopartículas», apunta García Fuentes.

El investigador añade que, aunque hasta que no realicen ensayos clínicos no lo sabrán con seguridad, los resultados preliminares indican que el efecto de la terapia génica va a estar limitado a una o dos semanas, lo que implicaría que el paciente debería realizar ciclos del tratamiento al igual que se hace con la quimioterapia.

Actualmente, el equipo de investigación dirigido por García Fuentes está trabajando en desarrollos mejorados de la tecnología con vistas a llegar a acuerdos con empresas interesadas en impulsar el desarrollo clínico de la tecnología en el futuro. «Si todo sale bien y logramos el apoyo de empresas, podríamos empezar a realizar los primeros ensayos clínicos en pacientes dentro de cuatro o cinco años», asegura este científico. Además, considera que, una vez verificada su eficacia, la técnica podría utilizarse también para tratar otro tipo de tumores, como el melanoma.


Lee la noticia completa publicada en CiMUS: Crean nanopartículas capaces de penetrar el tumor cerebral más letal y transportar fármacos al interior de las células malignas.

Artículo de referencia: Hsu, Wei-Hsin, et al. Structure-Optimized Interpolymer Polyphosphazene Complexes for Effective Gene Delivery against GlioblastomaAdvanced Therapeutics, 2018, p. 1800126., doi:10.1002/adtp.201800126.

Nanosensores para la detección precoz del cáncer en muestras de sangre

Uno de los retos del cáncer es su detección precoz y, desde 2005, el físico Javier Tamayo y su equipo trabajan en un dispositivo nanométrico capaz de escudriñar proteínas vinculadas a tumores de pulmón y mama en concentraciones un millón de veces inferiores a las detectables con las técnicas actuales.

Esta tecnología está diseñada para buscar en una muestra de sangre proteínas que pudieran secretar los tumores en una fase muy inicial de su desarrollo, con lo que se lograría un diagnóstico mucho más temprano y aumentar, por tanto, las posibilidades de curación, señala en una entrevista con Efe este investigador.

“En el mejor de los casos, la técnica podría ser una realidad en tres o cinco años en los hospitales”, agrega Tamayo, quien acaba de recibir, por este trabajo, el Premio Física, Innovación y Tecnología que otorga la Real Sociedad Española de Física y la Fundación BBVA.

El dispositivo, aún en desarrollo y también probado en la detección del VIH, funciona gracias a unos nanosensores que perciben concentraciones muy bajas de moléculas biológicas en sangre.

PRUEBA DE CONCEPTO

“Hemos hecho la prueba de concepto y hemos demostrado que funciona en el laboratorio”, explica este físico, quien agrega que el siguiente paso es comprobar su eficacia en muestras de pacientes.

En esta etapa es precisamente en la que está ahora inmerso este investigador, en colaboración con el equipo de Marcos Malumbres, del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, y los hospitales universitarios madrileños 12 de Octubre y Gregorio Marañón: “hemos comenzado y estamos teniendo resultados positivos”.

En lugar de centrarse en el ADN tumoral, Tamayo y su equipo, después de muchas pruebas, eligieron las proteínas.

“Las proteínas son los actores fundamentales de la célula, es decir, de la vida y estamos buscando aquellas que nos puedan servir de biomarcadores para la detección precoz del cáncer”, pero estas son, admite Tamayo, “puñeteras, inestables y difíciles de detectar”.

Y es que hoy en día no existe ninguna que sirva de “alarma temprana” para el cáncer y que lo haga de manera exclusiva, por eso el equipo de Tamayo está probando con varias, pero “tampoco existía una técnica como la nuestra, capaz de hallar concentraciones ínfimas de proteínas”, según este físico, para quien los avances son positivos.

Los tumores empiezan por unas mutaciones que dan lugar a alteraciones en la expresión génica y eso hace que las células se transformen en tumoral; desde que esto pasa hasta que el tumor alcanza un estadío avanzado pueden pasar años, muchas veces sin síntomas, por eso la importancia de llegar al inicio del tumor.

NANOSENSORES PARA IR AL INICIO DEL TUMOR

“El objetivo es detectar el tumor cuando está compuesto por unas pocas células”, resume este investigador, director del grupo de Bionanomecánica del Instituto de Micro y Nanotecnología de Madrid (CSIC).

Si eso se consigue, la utilidad de la tecnología, unos nanosensores que actúan usando conceptos de la física muy sencillos, podría ser extensible más allá de los tumores de mama y pulmón.

“Con la detección precoz del cáncer las posibilidades de curación aumentan muchísimo” y, si bien esta investigación “está aún en fase de maduración, mi grupo y yo tenemos desde 2005, entre ceja y ceja, el desarrollar una tecnología capaz de detectar agentes biológicos cuando están en concentraciones muy pequeñas, y eso estamos consiguiendo”.

La técnica tiene una patente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y una licencia de una empresa spin-off  llamada MecWins, montada por el propio Tamayo y la investigadora Montserrat Calleja -recientemente han recibido una inversión de dos millones de euros de Grifols para seguir desarrollándola-.

“Algo que hicimos bien desde el principio fue no solo hacer ciencia y tecnología, sino también hacer transferencia del conocimiento”, recalca este investigador, quien apunta que él y su grupo son “verdaderos supervivientes”.

PACTO DE ESTADO POR LA CIENCIA

La ciencia, lamenta, “es la mínima preocupación que tiene un político actualmente en España y, eso, me preocupa”.

Tamayo, a quien de pequeño la física le parecía aburrida hasta que descubrió su utilidad para la solución de problemas biomédicos, subraya que la ciencia necesita de plazos largos, como la educación, y para ello hay que llegar a acuerdos de estado, de modo que, “cada vez que llegue un terremoto en forma de elecciones, no se vea modificada”.

Este científico, que asegura que en el mundo real hay “un montón de física”, también opina que el sistema educativo en España es demasiado “rígido y poco creativo”, con excepciones; todavía recuerda cómo su profesor de física de bachillerato cambió su trayectoria de fracaso escolar a “decente estudiante de física”.

En ocasiones, esa rigidez y excesiva rapidez en etiquetar a los estudiantes -de malo, vago o hiperactivo- provoca en ellos pérdida de confianza y esperanza, y en definitiva se pierde talento.


Noticia publicada por Madrid+D. Lee la noticia completa aquí: Nanosensores para la detección precoz del cáncer en muestras de sangre

Fuente: Agencia EFE Futuro