Fortalecer la inversión en investigación biomédica para hacer frente a los retos sanitarios

La XIV Conferencia Anual de las Plataformas Tecnológicas de Investigación Biomédica se celebró los días 11 y 12 de mayo, de manera telemática, bajo el título Investigación biomédica: oportunidad para el país tras la pandemia de Covid. Pedro Duque (Ministerio de Ciencia e Innovación), Margarita Alfonsel (Fenin), Santiago de Andrés (Veterindustria), Humberto Arnés (Farmaindustria), Ion Arocena (Asebio) y Josep Samitier (Nanomed) Dieron la bienvenida a los más de 700 asistentes participaron en esta conferencia anual.

Durante la Inauguración, el Ministro de Ciencia e Innovacion, Pedro Duque, afirmó que las soluciones que puede aportar la ciencia solo serán posibles “si se ha trabajado mucho con antelación”, y destacó el valor de la colaboración público-privada.

Josep Samitier, director científico de la plataforma NanomedSpain y Teresa Sanchis, coordinadora ejecutiva de la plataforma, resaltaron los avances realizados en el campo de la nanomedicina y se unieron a las voces que recomiendan incrementar los recursos destinados a todo el sector de la investigación básica y clínica, una garantía para el futuro sanitario, económico y social de España. Además, Teresa Sanchis, junto con Sergio Muñoz de FENIN, moderaron la mesa redonda «SmartHealth y COVID-19», que tuvo lugar durante la mañana del día 12 de mayo.

La pandemia provocada por la Covid-19 ha revelado la importancia de la investigación biomédica en el mundo y de contar con sistemas de salud sólidos y suficientemente dotados de recursos. El trabajo incansable de los profesionales en hospitales y centros sanitarios y de los investigadores en todo el mundo ha logrado comenzar a frenar la grave crisis de salud pública global, y también la económica y social que ha provocado la primera.

España era ya antes de la pandemia un país de referencia mundial en la investigación de medicamentos, gracias al trabajo colaborativo que desde hace años desempeñan administraciones sanitarias, hospitales, investigadores, pacientes e industria sanitaria y biofarmacéutica, y que permite que nuestro país participe en los ensayos clínicos internacionales más punteros, que benefician sobre todo a los pacientes.

Esta realidad le ha permitido ser el primer país de Europa y cuarto del mundo en número de ensayos contra el coronavirus, y puede mostrar el camino para que España dé un paso adelante en materia de investigación biomédica. De hecho, existe amplio margen para fortalecer y potenciar esta investigación básica y clínica, que cada vez es más internacional, abierta y cooperativa y que se liga estrechamente a la calidad de todo sistema sanitario moderno y, por tanto, a las políticas de cuidado de la salud y al bienestar económico y social. Así se ha puesto de manifiesto en la inauguración de la XIV Conferencia Anual de las Plataformas Tecnológicas de Investigación Biomédica, que se celebra hasta mañana, por vía telemática, bajo el título Investigación biomédica: oportunidad para el país tras la pandemia de Covid.

En palabras de Samitier: “El área de la salud está experimentando un cambio de paradigma, hacia una medicina predictiva, preventiva, personalizada, participativa y de precisión y de cuidado integrado. Este cambio no se podrá alcanzar sin las diferentes tecnologías médicas, con especial importancia de la nanomedicina, que permitirá ofrecer nuevas oportunidades para afrontar el desafío con el incremento de la eficacia de los sistemas de salud, al mismo tiempo que limitando los costes”. Samitier recordó, además, que dos de las vacunas que se administran actualmente en España están basadas en nanotecnología.

“La pandemia de COVID-19 ha demostrado la importancia de la nanomedicina para la sociedad y la economía, contribuyendo al diagnóstico y a las terapias pero, sobre todo, al desarrollo de vacunas.” Josep Samitier

Por todo ello, Samitier recordó también que, desde Nanomed Spain, se considera el apoyo a la investigación y la colaboración público-privada, un factor clave para situar a España en una posición relevante en innovación biomédica, garantizar una atención sanitaria de calidad y contribuir a la recuperación del país.


Fuentes: FarmaIndústria e IBEC